Comienza a llegar el calor y, aunque un buen dentista en León siempre te recordará que mantengas la higiene bucal y las visitas regulares a su consulta, puedes mejorar tus hábitos de alimentación durante el verano para beneficiar a tu sonrisa.

Toma fruta en cantidad. Aportan vitaminas y minerales, potasio y ácido fólico, todos imprescindibles para mantener una adecuada salud bucodental. También puedes tomar frutos secos controlando las cantidades. Las nueces, las semillas de girasol, las almendras, etc., son grandes aliados por todas las vitaminas que contienen y porque apenas aportan azúcar.

Escoge comer ensaladas siempre que puedas. Las verduras de hoja verde como la espinaca o la col rizada aportan vitaminas y minerales con muy escasas calorías. Además, puedes agregar otros productos como el atún o el tomate, también muy beneficiosos para la salud de tus dientes y encías.

Aunque quizá suene menos refrescante, un elevado consumo de pescado aumentará la resistencia de tus dientes gracias a su contenido en flúor o en omega3. Si quieres que tanto tu boca como el resto del organismo se encuentren en el mejor estado, procura tomar en proporción mucho más pescado que carne.

No olvides tampoco hidratarte al máximo. Lo ideal es hacerlo con agua, puesto que es el elemento más refrescante que puedas tomar, evitando azúcares de refrescos y bebidas alcohólicas. También puedes tomar lácteos y derivados de vez en cuando, lo que, además de refrescarte, te aportará el calcio fundamental para fortalecer la estructura de tus dientes. ¡Pide tu cita y ven a visitarnos!