La movilidad dentaria puede producirse por diversos factores. El más común, por lo general, suele ser la periodontitis, una patología que puede destruir las estructuras óseas que rodean el diente.

Otros motivos pueden ser un traumatismo o la pérdida de sujeción dental por el paso de los años.

¿Cómo puedo prevenir que esto me ocurra?

La periodontitis tiene como fase previa la gingivitis. Esta es la primera etapa de la patología y es entonces cuando es completamente curable. En esta etapa, notarás tus encías enrojecidas. Es importante que visites a tu odontólogo lo antes posible para determinar un tratamiento y evitar que desencadene en una periodontitis y pueda provocar caídas dentales.

¿Qué hago si noto que se me mueve un diente?

Lo más importante es que visites a tu dentista lo antes posible. Como explicábamos anteriormente, el factor temporal es decisivo para poner remedio a la movilidad dental. En nuestra clínica dental en León, examinaremos tu cavidad oral y podremos determinar las causas y el tratamiento más indicado.