El bruxismo es el término médico usado para referirse a la acción de apretar o rechinar los dientes. Son muchas las personas que rechinan inconscientemente los dientes y aprietan la mandíbula, ya sea mientras están despiertos o durmiendo.

Esta patología puede ocasionar que los dientes se debiliten, las encías enfermen, se dañen las articulaciones de la mandíbula, o incluso se produzcan dolores de cabeza recurrentes. Para evitarlo, el uso de una férula oral en León puede ayudar a proteger tu sonrisa de un desgaste prematuro y de otras patologías asociadas mucho más graves.

Los problemas en esta zona pueden causar dolor de cabeza y de cuello, dolor facial, dolor de oído, problemas de mordida y chasquidos al abrir y cerrar la boca. Sin embargo, y gracias al uso de férulas orales hechas a medida, la fuerza que los dientes ejercen al morder puede redistribuirse.

La férula puede ayudar a aliviar la tensión muscular que se produce al apretar y rechinar los dientes, y muy especialmente si se usa durante la noche. En la práctica de deportes de contacto está indicado para proteger los dientes superiores y prevenir la rotura de piezas dentales o labios cortados.

Independientemente del tipo de protector bucal que se elija, este debe ser resistente y cómodo. Además, debe poder encajarse adecuadamente y no restringir el habla o la respiración. Desde nuestra clínica dental te aconsejamos que optes por una férula oral en León totalmente personalizada y prescrita por tu dentista de confianza.

Un protector bucal hecho a medida puede proteger tus dientes de lesiones e incluso reducir el riesgo de sufrir una conmoción cerebral durante la práctica de un deporte de contacto. Lo único que necesitamos es realizar las pruebas necesarias para determinar cual es tu mejor opción.

¿A qué esperas para pedir tu cita y comenzar con un cambio en tu sonrisa?