La sequedad bucal es un trastorno oral que afecta a muchos de nuestros pacientes. Se produce por una alteración en el funcionamiento normal de las glándulas encargadas de generar saliva.

Se manifiesta a través de los siguientes síntomas:

  • Sensación de boca pegajosa y seca.
  • Saliva espesa.
  • Labios agrietados.
  • Sensación de ardor en la boca.
  • Lengua áspera e irritada.
  • Halitosis.
  • Mayor propensión a contraer infecciones y caries.

El motivo más frecuente por el que un paciente sufre xerostomía tiene que ver con sus hábitos diarios. Una dieta desequilibrada o el consumo de alcohol y tabaco pueden ser detonantes.

La sequedad oral también puede venir derivada de enfermedades como la diabetes o problemas psicológicos como la depresión, el estrés o la ansiedad, que afectan directamente a nuestro sistema nervioso.

Otra de las causas es el consumo de fármacos (ansiolíticos y antidepresivos) y tratamientos como la radioterapia y la quimioterapia, que reducen la producción de glándulas salivares.

Con el fin de combatir este trastorno, en primer lugar, habría que determinar el origen que provoca la sequedad en la boca. Para ello, es necesario contar con la ayuda de tu dentista de confianza en León, que identificará los agentes causantes de la xerostomía mediante un examen exhaustivo.

Otras recomendaciones que aliviarán y evitarán que la situación se agrave son:

  • Hidratarse correctamente. Beber abundante agua durante el día es imprescindible para hacer frente a la sensación de boca seca. Al menos dos litros diarios.
  • Tener una higiene bucodental adecuada. Cepillarse los dientes después de cada comida, usar hilo dental para retirar los restos de comida que se alojan entre los dientes o enjuague bucal para que la limpieza sea más completa.
  • Visitar al odontólogo regularmente. Llevará a cabo un control de la patología y pondrá en marcha una serie de tratamientos que contribuyen a minimizar las consecuencias. ¡Ven a visitarnos!