Sabemos que el cuidado de la salud bucodental, centrado en unos buenos hábitos de higiene oral, es fundamental para conseguir lucir la sonrisa sana y bonita que tanto nos gusta.

Sin embargo, más allá de la dieta o la higiene oral, existen factores sistémicos, como la variación de los niveles hormonales en el organismo, que, aunque a priori no los asociamos con la buena salud de nuestra sonrisa, están, en realidad, estrechamente ligados.

Por eso, hoy, desde Más Dental León, tu clínica dental en León, nos proponemos contarte de qué forma están implicadas nuestras hormonas en la salud bucodental a lo largo de las distintas etapas de la vida.

 

La salud bucodental en la pubertad

Los adolescentes tienen cierta predisposición al desarrollo de enfermedades de las encías, como la gingivitis, por las variaciones hormonales de gran intensidad que se producen en este período. La progesterona y los estrógenos incrementan notablemente sus niveles en esta etapa del desarrollo, siendo más frecuentes los episodios de enrojecimiento, inflamación y sangrado de encías.

Es recomendable que, en esta etapa, si se presentan episodios de gingivitis, tu dentista elimine el cálculo dental.

Hormonas femeninas y salud oral: etapa fértil y menopausia

En el caso de las pacientes femeninas, las variaciones hormonales son mucho más frecuentes, comenzando por las que se producen cada mes a lo largo del ciclo menstrual, durante todos los años que dura la etapa fértil en la mujer.

Por la gran relación entre los niveles hormonales y la salud bucodental, durante el ciclo menstrual estos cambios repercuten en la sonrisa. La fase premenstrual y la ovulación son dos de los momentos del ciclo más proclives al desarrollo de aftas y a la sensibilidad gingival (que cursa en muchas ocasiones con enrojecimiento, inflamación y sangrado).

Cuando las hormonas varían de manera artificial, mediante la toma, por ejemplo, de algún tipo de medicación como los anticonceptivos orales, que suelen combinar estrógeno y prostágeno para intervenir en el ciclo menstrual, se observa también una mayor sensibilidad e irritación en las encías de estas pacientes.

Los altos niveles hormonales son un caldo de cultivo extraordinario para la proliferación de bacterias en la cavidad oral, lo que puede desencadenar procesos infecciosos de diversa índole.

Con la llegada de la menopausia, la paciente femenina vuelve a experimentar una variación drástica de sus niveles hormonales. En este caso, es la producción de estrógeno la que se ve reducida, asociada con frecuencia a las alteraciones del sentido del gusto, la sensación de ardor en la boca y la xerostomía.

Nuestro consejo desde Más Dental León pasa por el asesoramiento y la prevención. Ante cualquier duda, te recomendamos que pidas cita con tu dentista de confianza en León para recibir una atención personalizada, una valoración en detalle y poder así preservar la salud de tu sonrisa.